No pudo ser. Ourense cf, murió de pie a 11 metros de una meta -por cuarta vez esquiva con la historia pontina- que durante un poco más de un hora soñaban con cruzarla.

Fue el tiempo que transcurrió entre el soberbio centro de Murilo, cabeceado a la red por última vez por «O neno» Adri Castro  y el penalti marcado por el debutante en Palco Vip esta semana, Pablo Antas.

Entre medias y con los deberes hechos, Ourense cf, se limitó a nadar y guardar la ropa ante un adversario que se topaba contra la telaraña defensiva de los de Fran Justo.

Tres claras oportunidades para los compostelanos , la primera en el 15′ con un remate del propio Pablo Antas a la salida de un córner que Cristian Parra atrapó sin problemas, y con dos al filo del descanso; un disparo de Hugo Sanmartín que se estrella en Dani Portela y otra que nuevamente fue desbaratada por el portero de la otra orilla del río.

El 0-1 camino de los vestuarios dejaba alegría en nuestro representante, pero también preocupación por las 4 tarjetas amarillas del primer acto. La dureza defensiva trajo sus consecuencias pero quizá menos lesiva con el otro bando.

WhatsApp Image 2020-07-25 at 19.44.08

Tras la reanudación, los pupilos de Fran Justo, aguantaron con dificultad el chaparrón ofensivo que una SD Compostela herida en su orgullo, probó sin suerte y que tuvo en Primo a su máximo exponente.

En el 55 pudo venir la sentencia, mano a mano de «Cassiomiro» con Pato, que el «Ourensano nacido en la provincia de Montevideo» pudo desbaratar, recordando la de Atios dos años atrás. Fue la ocasión más clara del encuentro y seguramente el punto de inflexión del mismo.

Y es que el fútbol son detalles, tras gol  bien anulado a los santiagueses por fuera de juego, Cassio volvía ser el infortunado protagonista del choque, penalti clarísimo cometido y gol de Pablo Antas. Era el 66′ y el marcador no se volvió a mover.

Venticuatro minutos más, nueve de descuento; que solo sirvieron para inscribir a SD Compostela en la tercera categoría del fútbol nacional y para presenciar las justas expulsiones de David Soto, Murilo y Renán.

El cabezazo final de «O neno» Castro en el tiempo extra, fue el último cartucho de un sueño del que abruptamente hubo que despertar y del que ni tan siquiera un muro infranqueable como Parra, con otra parada, pudo hacer realidad.

De nada sirvió  la entrada de Juanma, Iker Revuelta y Sergio de Paz que estuvieron voluntariosos pero infortunados.

El ascenso tendrá que esperar al dicho de «A la quinta va la vencida», a un Ourense cf que lo intentó todo por alcanzar la gloria.

El deporte es así de cruel a veces. Pero a la vez es tan bonito…Hoy un desconsolado Trina, llora  lo que seguro mañana podrá reir. La revancha volverá seguro.

Felicidades SD Compostela, nuevo equipo de 2b, felicidades Ourense CF, campeón del corazón, campeón del trabajo y campeón de la ilusión. Orgullo de algunos y  alegría de otros. División de sentimientos, vida.

Feliz verano a tod@s!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *